“MeToo” una paradójica sorpresa

cofEn el ecuador del mes de enero, con media cuesta ya subida y la mente casi despejada de cavas, licores, peladillas y polvorones, nos va apeteciendo atender a otras tradiciones y fiestas, aunque no sean las de guardar.  Además de la tradición de apuntarse al gimnasio, con muy buena intención y mejor propósito, el mes de enero es un mes en el que el propósito común de soñar y ser felices nos guía hacia las salas de cine.  Si tenemos en cuenta que arrancamos el año con la entrega de los Globos de Oro y el anuncio de que los Oscar están a la vuelta de la esquina (este año serán el cuatro de marzo) la cuestión se plantea inevitable e ineludible.

Hasta aquí sin novedad en el frente,  parece que empieza un año nuevo con costumbres viejas.  Pero como las sorpresas no se  ocultan sólo en los roscones, este comienzo de año las entregas de premios del séptimo arte, gracias a la voz y al coraje silenciados durante demasiado tiempo, vienen con sorpresa.  Este año el movimiento Time’s Up pone la tradición artística al servicio de una causa:  denunciar y combatir el acoso sexual y la desigualdad en el trabajo.  Un propósito para el que no es suficiente la buena intención de apuntarse, porque para cumplir este propósito se necesita mucho más:  se necesita la palabra de las víctimas (está pasando),  se necesita dinero para financiar un fondo de defensa legal que garantice que cualquier víctima reciba auxilio (ya existe), incluso se necesita también la confrontación de algún elemento hostil cómplice de lo injustificable (ha ocurrido).

Es la confrontación, en este caso liderada por Catherine Deneuve y las firmantes de un artículo en Le Monde, la auténtica sorpresa en este asunto.  Afortunadamente esta sorpresa tiene un gran valor.  Esta sorpresa es un paradójico regalo que contiene una secuencia de ideas erróneas, enemigas en la sombra, que la publicación en el diario francés ha retratado con luces y cámaras en abundancia, de manera que podemos aclarar conceptos fundamentales para una vida mejor.  Algunos al azar:

  • la Libertad no se hizo para importunar. La Libertad es un derecho que nunca puede sustituir al Respeto y a la consideración del Bien Común.
  • los Límites no son una expresión de odio, son la expresión de la conciencia de identidad, autoestima y dignidad del ser humano,
  • el Cuerpo de una persona es la manifestación física de su ser, por eso ha de ser tratado con Respeto y Consentimiento, sea la rodilla, el codo o un dedo del pie.

Un gran paso en el camino de mejora de la humanidad, puede ser el de creernos de verdad nuestro propósito de soñar y ser felices, de sentirnos merecedores del placer de disfrutar, sentir que vivir es un arte divino, y comprender la profundidad de la máxima del gran showman Phineas Barnum El arte más noble es el de hacer felices a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s