Una breve escapada

una breve escapada

La historia de las mujeres del siglo XXI, las niñas del XX, es el resultado de toda nuestra historia anterior.  Esta obviedad, sumada al hecho de que el espacio de este blog es finito, me sirve para invitarte a subir conmigo a la máquina del tiempo rumbo a una breve escapada al siglo XX.

¡Estupendo, aquí estás!  Espero que hayas disfrutado del viaje.  Podrás comprobar que la amplitud de estas tierras alcanza al horizonte y se extiende aún más allá.  No es la primera vez que vengo, así que podemos recorrerlo juntos.  Voy a mostrarte una pequeña parte de estos parajes, lugares emblemáticos en el tiempo que ocupan nuestra historia más reciente, la historia de la mujer del  s.XX.

El primer lugar en el tiempo en el que me gustaría que repararas es aquel que convirtió en realidad uno de los sueños largamente perseguidos por las mujeres:  el derecho al voto  ¿Puedes imaginar la cara de las sufragistas de finales del XIX viendo votar, e incluso acceder al poder, a las mujeres del XXI?

El segundo lugar en el tiempo, evoca a la complicidad.  Es así porque gracias al guiño de la ciencia, las mujeres logramos ejercer el derecho sobre nuestro cuerpo vía control de la natalidad e incluso decidiendo acerca de nuestra opción de maternidad.

La incorporación al mercado laboral, junto con el acceso a la educación contribuyó a que las mujeres avanzáramos con paso firme hacia la igualdad.  El ser humano femenino dejó de limitarse a “servir” o a ser sólo mano de obra barata en las fábricas.  Llegó el momento de poder desarrollarse sin esconderse.

La parada que por lógica sucede a la anterior, ocupa el cuarto lugar en el tiempo en nuestra escapada.  En toda aquella persona que genera recursos y riqueza despierta el deseo de gestionarla, y así pasó.  Las mujeres dejaron de verse en la tesitura de tener que pedir permiso a la “autoridad competente” para gestionar su dinero y su riqueza.

Tanto el paso del corsé a la minifalda, como el del moño a las mechas californianas, lejos de ser una frivolidad, ocupan un lugar destacado en nuestra escapada.  La importancia de que prestemos atención a la evolución estética, viene de la capacidad de nuestro yo visible para manifestar nuestros sentimientos, nuestra ética y nuestra identidad.

Nuestra escapada termina, vamos a regresar ya.  Sin embargo no quiero perder la oportunidad de que repitamos.  He aprendido que cada vez que visitamos un lugar, en el tiempo o el espacio, recargamos las pilas de una sana energía que cambia positivamente el mundo.  Volveremos.

2 Comments

  1. Cómo nuestras antepasadas han luchado por sus derechos y en ello estamos. La clave está en la unión de las dos polaridades y trabajar en equipo sin ser mejores el uno del otro.
    Somos opuestos necesarios que nos complementamos y muy bien.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s